martes, 23 de febrero de 2010

carta abierta por el B511

A quién corresponda:

Somos la familia del B511, el primero de los tres ranchos históricos -con forma de hongo- de la costa Este de Aguas Dulces. Como muchos vecinos y amigos queridos, crecimos frente al mar, y fuimos testigos de gran parte de la historia del balneario. Desde chicos solíamos caminar por la costa utilizando los naufragios como mojones, el Gainford, el Arinos, y más adelante La Juanita.

Estuvimos allí en los tiempos de "La Boca del Lobo", cuando las partidas de cartas duraban lo que duraban los faroles encendidos, o el juego se interrumpía para tirar la red en el mar. Estuvimos allí cuando Baraldi compuso "Cachimba y Faroles" y acompañamos también las innumerables guitarreadas clandestinas de los Lujambio, quienes mantuvieron con vida canciones de muchos cantautores que en aquellos tiempos no se podían nombrar, y escucharlos era un delito. Estuvimos allí cuando el fuego se llevó varios ranchos en medio de la noche y el pueblo entero se convirtió en una cadena de brazos que llegan hasta la orilla para cargar baldes con agua de mar. En medio de aquel Aguas Dulces sin luz, el color de la noche en llamas es un recuerdo que, quien lo vivió, seguramente jamás olvidará.

Quienes creciemos en Aguas Dulces respetamos el mar. La orilla es para nosotros un convenio histórico de convivencia. Hubieron inviernos bravos. Algunos, furiosos. Como en los incendios, años atrás, los brazos también se unieron para combatir las tormentas; una costumbre histórica de sobrevivencia y solidaridad propia del lugar. Para apuntalar los ranchos en peligro, recordamos cuando llenábamos bolsas de arena y las colocábamos en la base para ayudar a los médanos en su lucha constante contra las olas. No siempre teníamos éxito. Las olas golpeaban fuerte, "comían" desde abajo, y finalmente arrancaban las casas para llevárselas consigo. Al día siguiente caminabamos por la costa y recogíamos los restos que el mar expulsaba durante la noche. Aunque naturales, dichas tragedias siempre fueron difíciles de aceptar.

Nuestra infancia y adolescencia transcurrió rodeada por cuentos que tienen que ver con el lugar, por personajes que lo quieren y lo han hecho suyo. el Beco, el Vitter, el Chato San Martín, Doña Tota, El Crucera, El Maestro Terra, Remember Caprio, La Abuelona, todos nombres que no nos son ajenos, y que, para quienes escriben, son parte de la identidad de Aguas Dulces. Existe un escudo que lleva el galardón de "República Independiente de Aguas Dulces", testimonio del orgullo y arraigo de sus habitantes.

En mayo de 1998 la policía desalojó del B511 a un ocupante. Juró quemar el rancho apenas lo "largaran". Ninguna cadena humana hubiera podido hacer algo contra dicha amenaza (*). El fuego ganó y se llevó gran parte de nuestra historia personal, y dejó una herida en la costa Este del balneario. En tan sólo unas horas la maldad humana logró lo que no pudo la Naturaleza durante décadas.

El dolor nos mantuvo alejados durante años. En varias ocasiones volvimos "sin volver", para caminar una y otra vez sobre los escombros que dejaron las llamas. Sabemos que actualmente no se permite reconstruir en la costa. Sin embargo, lo sucedido en 1998 con el B511 fue una gran injusticia. El rancho cayó frente a un fuego cobarde. Los "honguitos" del Este fueron y serán parte importante del paisaje natural de Aguas Dulces. Antes de que lo adquiriera nuestra familia, perteneció a la pintora Airaldi. Su silueta ha sido retratada por pintores del lugar y figura en la literatura publicada sobre el balneario. Hoy, la familia propietaria del solar se ha unido para solicitar el permiso para reconstruir el B511. Deseamos levantar el rancho y recuperar así nuestro lugar. Deseamos hacerlo manteniendo las características que lo convirtieron en un ícono del paisaje natural del balneario. Ojalá así suceda.

Saludan atentamente:

Aurora Castro de Sequeira, Héctor Sequeira, Mariana Sequeira, Alejandro Sequeira

(*) La denuncia fue realizada el 7 de mayo de 1998 en la Sub-Prefectura de Chuy, de la Prefectura Nacional Naval (fojas Nº81, constancia SUCHU Nº 003/998)

7 comentarios:

Elba Reel dijo...

Ojalá así sea y consigan ese permiso.
La historia y la identidad de cada lugar nace de quienes lo viven.

Anónimo dijo...

apoyo totalmente, salu2

Anónimo dijo...

Doña Aurora; me emociona su carta, me transporta a esa infancia a la que hace mencion. Admiro su voluntad y la de su familia y a la distancia deseo puedan reconstruir esa parte del pasado que quedo trunca y que asi todos podamos seguir trazando raices en nuestra querida Aguas Dulces.
La saludo con mucho respeto,

Domingo Peregalli

Lucia dijo...

Hola !! soy hija de la familia que construyó el último honguito, el cual recibio un rayo un verano y mis padres terminaron por venderlo, relamente entiendo lo que deberás sentir ... pues yo paso, mirando, observando y soñando con volver a tener el nuestro. Conozco cada cosa que contás, conocí a la pintora que mencionás ... Que decirte, es un lugar mágico ... quedate con esos recuerdos y no dejes de ir . Lucía Martínez Debat

Anónimo dijo...

gaviota en la playa puntos suspensivos... los sequeira saben de que hablo y otros ojala vuelvan los baraldis los medici, mendes blanco, rondoni, debat graciela navia, servetto, los pascales, etc...y algunos de nosotros que tamos en armonia con la naturaleza con los ranchos de paja y madera espacios entre ellos con arena para absorber el agua esos timidos faroles o velas en los ventanales que permitian disfrutar la caminata con la luna, el fogoncito y encandilada con la familia. Disen por ahi, el penetrar en lo antiguo es comprender lo nuevo, lo viejo y lo nuevo es solo cuestion de tiempo, en todos los casos el hombre debe tener una mentalidad clara, por esto pienso que viviendo aca, interesado en la dinamicacostera .Estaria muy bueno resusitar estos ranchitos como el B511 y la buena onda que le pueden poner, mariana y sus hermanos.Asique senores y senoras del turismo que el TURISTA bengan a conoser la VILLA de cada comuna y dejen la CIUDAD LEJOS DE ACA. aguante LA KACHIMBA y los palafitos marcos saldain pa los que gusten.,

Alejandro Vaselli dijo...

Soy testigo de el apego de esa familia a Aguas Dulces, Mariana y Hector jugaban conmigo (Alejandro) y mis hermanos Fabio y Marcello.
A veces ellos pasaban por mi casa que hoy es de el Chato y que esta al lado de donde antes era la Iglesia de Aguas Dulces.
Jugabamos a los Cowboys en los montes de atras del club de Aguas Dulces y que hoy estan todos urbanizados.
Tambien yo y mis hermanos jugabamos en su recordado rancho frente al mar.
!Qué tiempos aquellos! Ojalá que puedan lograr su justo objetivo porque son Aguadulceños de ley y muy buena gente!

Saludos!!

Carlos dijo...

Estimada Aurora:quién creció en los veranos de ese Aguas Dulces de La BOCA DEL lOBO LA ABRAZA A LA DISTANCIA pues ese lugar es l que recuerdo y amo .En veranos con mi Abuela Analia Faget y mi tío JUlián Méndez Blanco fui muy feliz corriendo libre ,al pasar por el CHACARITA,MI ABUELO bOCHA sALDAIN me saludaba desde su kugar en aquel banco largo,en fin son tantos recuerdos.la saluda :Graciela Méndez Blanco Saldain.