lunes, 2 de marzo de 2009

adiós verano

Se nos fue la temporada. O casi. Queda la islita de unos días de Semana de Turismo. O Semana Santa, como prefiera. Y luego el largo invierno. Hoy el pueblo se despertó vestido de invierno; a pesar del calor la Cachimba y Faroles se veía vacía. Anoche el Club era el último bastión veraniego abierto por la noche, donde nos juntamos algunos locales y visitantes, de los últimos en irse, a charlar de temporadas y de fines, mientras la tormenta juntaba fuerzas en el horizonte. Rayos, lluvia... es todo amigos. Bienvenidos al largo invierno del pueblo. Ese invierno tan maravilloso y dependiente del océano. Tanto para los visitantes como para los residentes es hora de volver a casa.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Qeridos amigos: ustedes se quedaran con el largo invierno,y nosotros con la gran nostalgia de lo bien que pasamos en ese hermoso lugar...pronto sera verano nuevamente, y estaremos regresando por nuevos y gratos momentos...

Anónimo dijo...

Sr.articulista y con todo respeto pienso que necesita lentes.-
Ha venido muchisima gente y se han quedado muchos de los que ya estaban.-El Club trabajando bien,Arenas,y otros comercios que no rajaron y se quedaron,bien.-A los que se fueron les decimos Aguas Dulces es un balneario al cual viene gente por lo tanto los servicios deben prestarse.-
Hay mucha gente de acuerdo a otros años,.----Lo que pasa es que hay cambio de edad hasta ahi nomás,-He visto mucha juventud,Aguas Dulces no es solo el centro,hay gente que se queda en sus casas y no va a ese lugar.-Así que estimado Director discrepo con Ud.-Estoy seguro que en próximo artículo me dará la razón.----

aguas dulces herald dijo...

Estimado amigo anónimo. Tiene razón en que hay bastante gente para ser marzo. El tema es que esa entrada la escribimos el día del desfile de carnaval en Castillos, y ese día, de noche, sólo el Club y creo que el Chivito Veloz fueron los que quedaron abiertos. Al otro día varios comercios volvieron a abrir. Y estábamos por hacer una nota al respecto, porque es verdad: para ser marzo aún hay mucha gente. De todos modos el espíritu de la nota no era cuantificar la gente que quedó o no, sino hacer un comentario sobre el hecho de que la temporada se terminó, y que el ritmo del pueblo cambió, como todos los años. Saludos.